Top

ECO WEDDINGS: SÍ, SE PUEDE!

Anything else you’re interested in is not going to happen if you can’t breathe the air or drink the water. Don’t sit this one out. Do something.

Carl Sagen

Una boda no deja de ser un evento donde se consume una gran cantidad de recursos y energía.

Por todas partes nos llega información sobre la necesidad de tener una conciencia eco-sostenible en nuestro día a día.

Evitamos los envases de plástico, apoyamos la economía local, nos lanzamos hacia una comida orgánica, más healthy y libre de carne roja…, pero ¿qué ocurre cuando empezamos a preparar nuestra boda? ¿Cómo podemos organizarla sin olvidar nuestro lado más eco?

No nos engañemos: casarse está de moda. Las bodas de ahora no guardan ninguna relación con la imagen tradicional de hace un par de décadas. Las celebraciones han adoptado los gustos millenials y con ellos, una tendencia más ecológica.

Las bodas se han convertido en una auténtica producción (para muchos la mayor celebración de su vida) en la que todo está estudiado al milímetro para que nada falle. Un evento en el que se debe reflejar la personalidad y estilo de sus protagonistas.Es como un puzle en el que todas las piezas deben encajar a la perfección-.

Tras la proposición, llega la parte más divertida: la organización. Entre catering, música, detalles, vestidos, alianzas…llega el momento de decidirse por unos proveedores que sean acordes a los novios.

Dentro de este evento tan exclusivo, respetar el medio ambiente se convierte en uno de los lemas principales. Cualquiera que haya asistido a una boda ha sido testigo del número de desperdicios que se generan en tan solo un día. La idea de realizar una boda sustentable no solo frena la huella de carbono, sino que propicia la economía local y el reciclaje.

La elección del vestido es una de las cosas más importantes para una novia, por lo que decantarse por un diseño de producción local y que pueda reutilizarse, es una de las opciones más acertadas.

Las flores son el elemento decorativo más buscado, por lo que es interesante saber cual es su procedencia: si las podemos reutilizar y/o replantar o si su cultivo es local y libre de pesticidas. 

La comida que vamos a servir es otro de los puntos que cobra más fuerza. Después del vestido de la novia, es donde los invitados van a poner más atención. ¿Cómo gustar a todos siendo fieles a nuestros principios?

Aunque es cierto que el precio de los productos de agricultura orgánica y de cercanía para el banquete son más elevados por la exigencia de que estén libres de tóxicos, como pesticidas y fertilizantes,  nuestra experiencia nos dice que no hay que temer este tipo de bodas, la inversión sobre el impacto medioambiental y la satisfacción de saber que se está contribuyendo a un mundo mejor sorprende a los invitados de una manera positiva y olvidan sus prejuicios al sentirse partícipes de esta acción. 

La tendencia  en el sector nupcial es cada vez más verde, sustentable y con una conciencia social muy  elevada.  Las parejas optan hacia una Boda-Veggie-ecofriendly donde incluso cuidan detalles empezando por diseñar  invitaciones digitales (o realizadas con materiales ecológicos),  hasta optar por regalos destinados a hacer donaciones a ONGs vinculadas a alguna organización con la que las parejas se sientan identificadas.

La contratación de proveedores socialmente responsables e involucrarlos en el ahorro energético y de agua, convierten este día en una gran fiesta en la que tanto novios como invitados, más allá de risas, abrazos y mucho amor,  contribuyen a cuidar el planeta y a todos los que formamos parte de él.

Txell Perera

Founder Bendita Boda


Post a Comment